Saltar al contenido

BANDERA AZUL PLAYAS: ¿Qué es? ¿Quién la solicita? Historia, Requisitos, Jurado, Polémicas

BANDERA AZUL PLAYAS

ÍNDICE DE CONTENIDOS:

¿Qué es Bandera Azul?

La Bandera Azul es un distintivo que otorga anualmente a nivel internacional la Fundación Europea de Educación Ambiental (FEE, Foundation for Environmental Education) a aquellas playas y puertos deportivos que cumplen una serie de requisitos que garantizan su calidad en relación al medio ambiente y un desarrollo sostenible del turismo.

La forma física que adquiere el distintivo Bandera Azul es precisamente una bandera de fondo azul, con su logotipo en blanco, que ondea en la playas y puertos que poseen el galardón. Es la manera de informar al usuario de que una playa ha superado los exigentes criterios que suponen conseguirlo.

¿Quién otorga la Bandera Azul?

La FEE es la responsable del Programa Bandera Azul y está presente en muchos países para gestionar directamente el cumplimiento de las directivas en materia de calidad de las playas. En los países en los que la FEE no tiene presencia directa, gestiona el programa a través de las ONG que elige en cada país para estar a cargo. En España la ONG responsable de revisar los criterios de las playas con bandera para verificar su cumplimiento es la ADEAC (Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor), que desde la creación de la que originalmente se llamó FEEE, en 1984, ya es miembro.

¿Qué significa Bandera Azul en la playa?

Para entender el esfuerzo que supone conseguir una Bandera Azul y sobre todo, estar informados de qué características tendrá una playa en la que ondea este galardón, debemos repasar los criterios básicos que ha seguido el jurado para concederlo en 2019 y que contemplan desde la calidad de las aguas de baño hasta la información y educación del usuario.

CRITEROS BANDERA AZUL 2019 – Requisitos para obtener la Certificación Bandera Azul

Los requisitos que debe cumplir una playa se revisan y aprueban de forma consensuada cada campaña Bandera Azul. Están englobados en cuatro grandes áreas:

-La calidad de las aguas de baño. Los análisis oficiales de la calidad del agua son el punto de referencia. El programa de gestión ambiental del municipio será clave en este punto.

-El criterio de Seguridad es muy importante, y aquí se revisan los servicios de salvamento y socorrismo que se ofrecen.

-La accesibilidad y servicios adicionales tales como rampas de accesibilidad que puedan ayudar a personas con discapacidad, baños, papeleras, vigilancia, facilidad para llegar a la playa con transporte público,
limpieza, servicios para hacer playas más inclusivas.

-Medidas para formar y concienciar a los usuarios en el área de medio ambiente. En este sentido se valora un buen proyecto de educación ambiental que contribuya a un mejor conocimiento por parte del ciudadano para un uso sostenible de las playas. Recursos como las actividades de educación ambiental son ejemplos de cómo trabajar en este punto.
Por un lado detallamos los requisitos para obtener Bandera Azul en 2019 y a continuación repasaremos aquellos criterios que han cambiado con respecto a los del Programa Bandera Azul 2018.

Separamos los criterios en dos tipos:

-CRITERIOS IMPERATIVOS: Son de obligado cumplimiento para obtener la Bandera Azul.

-CRITERIOS GUÍA: Aunque no son obligatorios, es muy aconsejable cumplirlos y son claramente recomendados por la Fundación para la Educación Ambiental (FEE).

CRITERIOS IMPERATIVOS BANDERA AZUL 2019

INFORMACIÓN Y EDUCACIÓN AMBIENTAL

  • La playa debe contar con información bien visible para el público sobre qué espacios naturales son sensibles, tales como Espacios Naturales Protegidos, así como sobre qué especies están protegidas en esa costa e información sobre los ecosistemas litorales.
  • La playa debe ofrecer al público información actualizada sobre la calidad del agua en la que se bañan.

    Información el la Playa de La Jaquita
    Panel Informativo sobre el Programa Bandera Azul en la playa y calas en Guía de Isora

  • Es obligatorio exponer al público toda la información relacionada con el Programa Bandera Azul. Así como de otros programas de la Fundación para la Educación Ambiental (FEE).
  • Es obligatorio exponer al público el código de conducta a seguir en la playa, así como facilitar el acceso a la normativa local relacionada con el uso de la misma para todo aquel que quiera solicitarla.
  • Es imperativo ofrecer al usuario de la playa un mínimo de cinco actividades relacionadas con la información y educación ambiental. El Ayuntamiento será el responsable de demostrar que, efectivamente, se está cumpliendo este punto.

CALIDAD DEL AGUA

  • Es obligatorio que las aguas de baño de la playa tengan una calificación de “EXCELENTE” según la nueva Directiva (2006/7/CE del 15 de febrero del 2006).
  • Cada playa posee lo que se llama un “perfil de aguas de baño”, ya que no es igual el agua de Galicia a la del Mediterráneo, por ejemplo. Se deben identificar claramente los focos potenciales de contaminación y los vertidos de aguas residuales no incluidos en la Directiva 91/271/CEE que puedan afectar a la playa deben ser compatibles con la calidad de las aguas. El Ayuntamiento es el responsable de llevar a cabo el seguimiento para comprobar que la zona de baño no está afectada.
  • Se deben tomar medidas para controlar el estado ambiental de las praderas marinas que estén en las proximidades de la costa.
  • El Ayuntamiento debe asegurarse de que se cumplen las directivas de tratamiento y vertido de aguas residuales urbanas producidas en las aglomeraciones de su ciudad.
  • No se deben retirar las algas o restos de vegetación a no ser que puedan convertirse en un problema de salubridad o sean muy molestas para los bañistas. Es un criterio importante en cuanto que busca un equilibrio entre la sostenibilidad y protección del medio natural y la comodidad del usuario.

GESTIÓN AMBIENTAL

  • El Ayuntamiento está obligado a constituir un “Comité de Gestión de la Playa” para llevar a cabo todos los procedimientos y requisitos de la Gestión Ambiental de la playa. Este órgano será también el responsable de las inspecciones y auditorías ambientales relativas a las instalaciones de las playas.
  • Es obligatorio disponer de un “plan de desarrollo y ordenación del territorio” para el litoral del municipio, que respete las normas vigentes relacionadas con la ordenación del territorio y protección del litoral. Será aplicable tanto al espacio físico como a las actividades que se desarrollen en sus playas.
  • Un criterio obvio es la obligatoriedad de mantener limpias las playas.
  • La gestión de las papeleras y contenedores está relacionada con el punto anterior. Deben estar correctamente instaladas, con un mantenimiento adecuado y por supuesto, en un número adecuado a las necesidades de la playa. Deben existir en la playa o su entorno contenedores o infraestructuras para la recogida selectiva de residuos (Imperativo).
  • La playa debe ofrecer unos sanitarios que sean adecuados a las necesidades de público de la playa y han de tener un mantenimiento correcto, tanto en limpieza como en vertidos ilegales o sin control de sus aguas residuales.
  • Está prohibida tanto la circulación o estacionamiento de vehículos que carezcan de autorización, así como el camping o los vertidos de basuras.
  • En relación a los animales domésticos en la playa, la norma principal es clara: No están permitidos. A su vez, cada ayuntamiento tendrá un una normativa relativa a posibles limitaciones de perros, caballos, etc. que ha de ser respetada de forma estricta.
  • Tanto los edificios como todos los servicios de la playa han de guardar buena apariencia y estar en buen estado de mantenimiento.

SEGURIDAD Y SERVICIOS

  • Se ha de disponer, de forma obligada, de un equipo de socorrismo que estará perfectamente señalizado y será acorde a las necesidades de la playa. Dentro de esta medida se incluyen varias figuras que han de estar de forma presencial: por un lado socorristas acuáticos, que han de estar contratados y poseer, en cada playa, la certificación profesional en espacios acuáticos naturales baño. Por otro, han de disponer de personal que se encargue de las labores del Servicio de Socorrismo.
  • La playa debe disponer, de forma que se identifique fácilmente, un adecuado equipo de primeros auxilios perfectamente accesible.
  • En caso de actividades que no son compatibles con el baño, tales como patinetes, surf o navegación en barco, han de señalizarse perfectamente y estar controladas. De la misma manera, se debe evitar algún posible daño a los espacios protegidos en los alrededores de la playa.
  • Es obligatorio disponer de planes de emergencia de ámbito local o regional en caso de tener que afrontar accidentes o desastres ecológicos.
  • Los accesos a las playas han de ser seguros y fáciles.
  • En relación a los accesos de las playas urbanas es obligatorio ofrecer puntos accesibles siguiendo la norma de ámbito estatal (Orden VIV/561/2010). Al margen de que la playa que posee la Bandera Azul sea urbana, se establece que, como mínimo, una de las playas con la Bandera del municipio, debe ofrecer este tipo de accesos a todas las personas, así como servicios adaptados para personas con discapacidad, siempre y cuando sea posible por la topografía de la zona.
  • La playa ha de disponer, bien visible, un mapa de la misma, informando sobre dónde están ubicados todos los servicios e instalaciones disponibles.

CRITERIOS GUÍA BANDERA AZUL 2019

GESTIÓN AMBIENTAL

  • Se aconseja que el Ayuntamiento promueva el uso de un transporte sostenible, como la bicicleta o el transporte público, que sea una alternativa al vehículo privado en la playa.

SEGURIDAD Y SERVICIOS

  • El criterio de vigilancia en la playa, aunque es obligatorio en algunos países, no lo es en Europa.
  • Se recomienda que en cada playa exista un punto de agua potable como mínimo.

 

Quién es el jurado del Programa Bandera Azul

El órgano que otorga la Bandera Azul a una playa está compuesto por un jurado internacional y otro nacional. De esta forma se garantiza la uniformidad de criterio a la hora de conceder el galardón. En España el jurado lo componen organismos tales como representantes de diferentes Ministerios y Consejerías relacionadas con el medio ambiente, sanidad ambiental o turismo; grupos de investigación de universidades, empresas públicas de puertos; expertos en náutica, socorrismo, inspectores de AEAC y otras entidades como la Sociedad Española de Emergencias, entre otros.

¿Quién solicita la Bandera Azul?

El organismo que solicita la concesión de la Bandera Azul es el ayuntamiento correspondiente, ya que las playas están bajo la gestión de los consistorios, quienes son los responsables de su calidad y de la decisión de optar a una candidatura para el galardón de Bandera Azul. Son los órganos de gobierno municipales competentes los que deciden qué presupuesto destinarán a las playas y qué políticas van a desarrollar en materia de accesibilidad, seguridad y servicios, gestión ambiental, calidad del agua, etc.

El municipio que quiere convertirse en candidato a una Bandera Azul ha de solicitar una visita para la inspección de su playa en verano y así optará al galardón que se le otorgará en mayo del año siguiente, por lo que la Bandera Azul siempre hace referencia a las condiciones de la playa en el verano anterior.

Una Bandera Azul que ondea distingue a una playa cuyo ayuntamiento se esfuerza por ofrecer lo mejor al usuario. Detrás de este
galardón hay muchos profesionales que se esfuerzan para que sus playas sean las mejores y de procurar a su costa un desarrollo sostenible.

Historia de la Bandera Azul

Los inicios de la Bandera Azul se remontan a una iniciativa de 1985 que se promovió en Francia, en la que se introducían mensajes en una botella con la intención de concienciar al mundo sobre los problemas del mundo marino. Esta iniciativa, que se llamó “Mensajes al mar”, fue el embrión de lo que más tarde sería la Bandera Azul, que arranca como tal en 1987.

En este año ya forman parte del programa Francia, España,Dinamarca y Portugal y en aquellos momentos la organización que lo gestiona es la FEEE, Foundation for Environmental Education in Europe, que incluye una “E” de Europa, ya que es el ámbito al que se limitaba su actuación. De hecho, la Comisión Europea apoya económicamente y de forma técnica a esta fundación.

Progresivamente van incorporándose más y más países hasta que en 2001 la influencia de la Bandera Azul rebasa las fronteras europeas y llega a Sudáfrica y El Caribe. Es el momento en el que la FEEE pasa a llamarse FEE, eliminando la “E” de Europa, dejando claro que ya está limitada a un ámbito Europeo.

POLÉMICA: ¿ES UN FRAUDE LA BANDERA AZUL?

El eje de la polémica es: ¿Son las Banderas Azules realmente un galardón de turismo sostenible que tiene en cuenta la conservación del medio ambiente en la playa o son un distintivo que solo aporta valores de comodidad, seguridad y servicios para el turista?
Esta controversia sobre las playas españolas y puertos deportivos con Bandera Azul que concede la ADEAC en España surge a partir de un estudio, muy concreto, que se llevó a cabo en las Islas Canarias y las Islas Baleares para comprobar si los valores ambientales y sostenibles eran los que guiaban el criterio de concesión de estos distintivos. El estudio, que solo contempló las playas de estas islas, concluye que existe una diferencia entre las playas con bandera y las que no lucen el distintivo. En las primeras se observa que faltan sistemas dunares, algas y vegetación marina y que sufren mayor degradación del medio ambiente. El resultado que ofrece es que lucir una bandera azul no significa que la playa esté más cuidada en el relación al  medio ambiente o que en las playas con Bandera no se hace una mejor gestión ambiental que en las que no la poseen.

Nuestra opinión está encaminada a encontrar un punto de equilibrio. Creemos que un galardón de este tipo debe cubrir múltiples aspectos y buscar un equilibrio entre ellos, porque en algunos casos pueden resultar antagónicos. En el espíritu de la “BLUE FLAG” creemos que hay un valor muy importante de acercamiento a todo el mundo. Que las playas más bonitas y recónditas no puedan estar vetadas a una persona simplemente por tener una minusvalía que le impide disfrutar de estas maravillas del turismo. Es lógico que si acercamos las maravillas naturales a más personas será más difícil conservar el estado “virgen” de las mismas.

PLAYA CON BANDERA AZUL
Accesos a las piscinas naturales de la playa de La Jaquita, en Guía de Isora, Tenerife. BANDERA AZUL

En el ejemplo de la foto, que corresponde a las piscinas naturales de la Playa de la Jaquita, de Guía de Isora, en Tenerife, podemos ver como se han adecuado los accesos para facilitar a un mayor número de personas el disfrute de esta joya natural. Es seguro que, por ejemplo, personas mayores, personas con discapacidad o con movilidad reducida, nunca podrían haberse bañado en estas piscinas naturales, pero también es posible que la obra necesaria haya restado algo de valor medioambiental a la zona y no por ello estamos hablando de un criterio solo basado en el turismo. Si leemos todos los parámetros que se juzgan a la hora de concederlos, veremos que el espíritu básico es de respeto a la naturaleza con una buena gestión ambiental y de democratización de los recursos con políticas inclusivas.

También es importante destacar la mejora global para las playas de España que ha supuesto el Programa Bandera Azul. Ha sido un aliciente para que el municipio preste mayor atención a sus playas. Nuestra costa es mayor calidad desde todos los puntos de vista (servicios, calidad del agua, seguridad…), desde que los ayuntamientos han tenido la referencia de los parámetros exigidos por el programa, tanto para adecuar su playa como para mantenerla en las mejores condiciones, año tras año. Una playa con bandera es, sin duda, una playa que tiene toda la atención de su consistorio.